viernes, 15 de noviembre de 2013

PERSPECTIVA DE GÉNERO "MIRANDO CON LAS GAFAS DE COLOR MORADO".

El problema de la Violencia de Género tan en auge en nuestros días motivado principalmente a la repercusión mediática de los casos más graves que deparan en la muerte de la mujer en manos de su pareja o ex pareja y que debido por una parte a la conciencia social y en otra parte (no más pequeña que la anterior) al “morbo” que despierta cualquier clase de acto violento que provoque la muerte de un tercero, para una sociedad habida de expresiones de violencia, es una lacra social de origen ancestral (desde que Adán por dominante se comió la manzana…), que se ha transmitido generacionalmente y que a lo largo de las distintas sociedades se ha encrudecido más o menos, pero que se ha mantenido hasta nuestros días.


Lo femenino y lo masculino no se refiere al sexo de los individuos, sino a las conductas consideras masculinas y femeninas, como es evidente detrás de una “consideración” existe cierta carga de estereotipos interiorizados por quien tiene la capacidad de generar opinión que contenga un  fuerte arraigo en la cultura imperante en la sociedad, que en la mayoría de épocas históricas a correspondido al hombre. Por lo tanto los roles femeninos y masculinos se conforman a raíz de una relación mutua, que no igualitaria, cultural e histórica. La sociedad articula sistemas de género, como bien menciona (De Barbieri, en 1990), “entendiéndolos como un conjunto de prácticas, símbolos, representaciones, normas y valores sociales que las sociedades elaboran a partir de la diferencia sexual anatómica-fisiológica y que dan sentido a las relaciones entre personas asexuadas”.


A mediados del siglo XX las intelectuales feministas logran instaurar en la academia y en las políticas públicas, la denominada “perspectiva de género”, lo que a modo de entender del que suscribe, representa la base en la que hay que trabajar desarrollando su difusión e instauración en el conjunto del mayor número de actores sociales posibles para poder, de este modo, exterminar los prejuicios sexistas instaurados en la cotidianidad de las relaciones entre géneros. La perspectiva de género implica en si misma las habilidades sociales para identificar, conocer, saber qué hacer y actuar, contra las secuelas machistas que condicionan la asignación de roles interesados para cada género. 

La asimilación de esta perspectiva implica: la capacidad para reconocer las relaciones de poder que se dan entre los géneros, en general favorables a los hombres como grupo social y por tanto discriminatorias hacia las mujeres; conocer que el origen de dichas relaciones de poder radica en que  han sido constituidas social e históricamente y son constitutivas de las personas; y que estas mismas atraviesan todo el entramado social y se articulan con otras relaciones sociales, como las de clase, edad, etnia, religión, preferencia sexual, etc.


Esta perspectiva pretende acabar con estereotipos ampliamente aceptados y asimilados que debido a su habitualidad no despierta en la mayoría de nosotros esa capacidad de reflexión para llegar a darse cuenta de la existencia de la discriminación del género femenino que todos en cierta forma efectuamos, actuando conforme a lo comúnmente aceptado como normalidad. Basta con pensar que sucede cuando un hombre y una mujer piden en un bar una cerveza y una coca-cola, lo lógico debido a estos estereotipos asignados es que al hombre se le ponga la cerveza y a la mujer la coca-cola, o como se persigue moral y legalmente en la actualidad la agresión física expresada en una bofetada de un hombre a su pareja (como debe de ser, por supuesto) y como si el hecho se produce al contrario se puede llegar a apreciar cierto aire de romanticismo, debido al daño que han hecho al respecto  por ejemplo escenas cinematográficas que han otorgado a esta agresión el matiz romántico, etc.  

Seguro que si pensamos en ello un poco más, encontramos actuaciones similares que son habituales y que analizándolas nos damos cuenta de que la asignación de cualidades y características a cada género, que en ocasiones produce micromachismos, son comunes por gran parte del conjunto social. Entendiendo esto, y poniéndonos más a menudo “las gafas de color morado”, es decir mirando en feminismo, conseguiremos la perspectiva de género suficiente para poder excluir de nuestros actos, acciones discriminatorias cotidianas hacia las mujeres, que sería el primer eslabón para poder poner fin de manera definitiva a la lacra social de la violencia machista. 

4 comentarios:

  1. Soy Agente de Igualdad de Género y Mediador y me parece necesario priorizar la igualdad real de las mujeres en todos los ámbitos, no solo en el familiar. Y no unicamente de boquilla (pues hay legislaciones enteras que luego no se cumplen) sino hacerlas realidad en la práctica. La desaparición de los techos de cristal con los que se enfrentan las mujeres son ahora la prioridad. Ver estás iniciativas en Pinto son de agradecer. Enhorabuena.

    P.D. O cambias el fondo negro y lo pones en blanco o los que lo leemos nos quedaremos ciegos. ;-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Hektor por tu aportación al Blog y por el reconocimiento a la labor desempeñada.
    Si eres habitual seguidor a este Blog habrás percibido en más de una entrada la tenacidad con la que siempre recalco aquello que mencionas tu en tu comentario, que la desigualdad no existe solo en el ámbito familiar, si no en todos los estratos sociales. Así como que la violencia por razón de género que se produce entre relaciones sentimentales heterosexuales, resultando como víctima la mujer, es un minúsculo reducto del todo que engloba la violencia de género en todos los estamentos y sistemas sociales, resultando ser la mayor lacra social de nuestros días.
    Agradezco que profesionales como tu consideren este Blog un lugar adecuado para exponer sus conocimientos, por ello te invito a que no se la última vez que compartas con nosotros.
    Por cierto el día 27 de noviembre doy una ponencia en Pinto sobre VdG, a las 18 horas en el centro cultural Infanta Cristina, estas invitado y sería un placer conocerte allí.
    Respecto a lo del fondo del Blog, no eres la primera persona que me lo comenta pero he de reconocerte que sois pocas, me gustaría que me dijeras si este texto en blanco sobre el mismo fondo también te resulta molesto a la hora de leer, porque a lo mejor la solución podría ser cambiar el color de la letra.
    Nuevamente gracias y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda las letras blancas quedan más nítidas y no se distorsionan. Mucho mejor, no tengas dudas. Yo al menos no me he mareado al leerlas.:-)
    Creo que podré asistir a la conferencia del 27 en el Infanta Cristina.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok, lo tendré en cuenta, allí espero verte el 27, un saludo.

      Eliminar

Gracias por interactuar con el Blog, en breve tu texto será publicado.